miércoles, 10 de diciembre de 2014

DE LUZ Y DE SOMBRA


                                         ¿Qué fue sino claridad

                                                              que cuando más encendida

                                                                fue amatada?

                                                        
                                                                                         Jorge Manrique






...Y dijo Dios:
¡hágase la luz!
...Y yo pensé:
¿donde estaba el narrador cuando se pronunciaron esas palabras?
¿Quién vio el  pincel que inició ese movimiento?
¿Con qué  batuta se pintó la luz?
¿Por qué hubo un inicio, con qué intención?




Donde hay luz está la sombra
agazapada, agresiva o generosa.

Brillan más intensamente las estrellas
en la noche más oscura.

En el día más luminoso los más sensatos buscan sombras.

En todos los pre-
hay una acechanza de luz o crepúsculo.

Cuando la noche alcanza su máxima oscuridad
empieza un nuevo día.

La felicidad brilla más que la tristeza.

En la muralla conviven los matices del sol y después los de la luna,
luz atenuada por su timidez,
donde el artista deja su mural
después roído por el latín muris.

Con el cálamo manchado en tinta habla al pasivo pergamino.

Con el pincel se armonizan, se contrastan
luces y sombras.

Quizá la mirada más brillante es la que más oscuridad

oculta.


                                                          Yolanda Román









                                      

2 comentarios: