martes, 24 de marzo de 2015

EL RAPTO DE PROSERPINA




En un abrazo notarás  todo lo que he callado,

lo que he estado sintiendo,

lo que he estado fingiendo delante de todos estos espectros.

 

Llevarte lejos de  los tuyos fue mi peor error.

Raptarte, mi  Proserpina

creer que yo te podía dar todo

¿Qué todo? ¡Si apenas soy una parte!

Pensar que podría sostener tus lágrimas, tu corazón

como si eso fuera posible.

Pero soy un Dios con carencias, ya sabes.

 

Ahora, que ya nada importa

porque vuelves una vez más

has querido mirarme como soy ,

el escultor ágil de tus formas locas,

el amante que espera lo infinito  por estar cerca de ti

y aunque me destierres  otra vez

de tu mundo creador

seguiría esperando mil vidas para volver a encontrarte.

 

Pero felizmente has vuelto a mí.

Ya no tengo miedo de que me ates

de que me encadenes

de que laceres mi alma eterna con tus quejidos salvajes,

de que me obligues a pensar cosas que no siento ni entiendo

porque yo…yo te quiero

y este mito que eres tú, que soy yo

no puede acabar en una sola muerte.

Habremos de desenvainar nuestras lujurias

y degollarnos a besos

dejando que  corra la sangre de nuevo.

Nuestros secretos

desempolvados, se nos consumirán dentro

y se derramará el jugo de nuestros cuerpos

hasta que ya no nos quede aliento…

 

¡Ay! M i Diosa!

Te esperaba  en mi trono, retorciéndome de celos,

todos mis poros transpiran deseo, y sutil venganza.

Pero no, no puedo.

 

 Has vuelto querida

y esta vez es para quedarte ¿verdad?

Tu silencio me destroza.

No te quedes ahí parada, pasa a nuestro inframundo.

Aún noto en tus ojos un poco de deshielo.

No te preocupes mi vida

otra vez te llevaré lejos y

volveré a cometer los mismos errores

porque este amor y este fuego

sólo se producen con tu presencia divina.

 

No me des paz.

No me des vida.

Te quiero de barro húmedo,

de vid roja,

agarrada al tronco de la ira,

al fruto del granado,

y  en cada nueva muerte

mi sed correrá por tus venas,

y  en un beso sabrás todo lo que he callado.

 

 

Durante la primavera en la que floreces

las margaritas dáselas a  los faunos.

A ti querida, a ti te quiero en pie de guerra

para que esto siga siendo un auténtico infierno.

Y a ti , mi reina,

a ti te envidio porque eres libre cuando no te tengo,

porque puedes crear vida y belleza

Y yo, yo soy tu muerte.

Pero no…no puedo vivir sin ser tu dueño.

 

Un día enjaularé a Cronos para que no consuma nuestro tiempo.

¡Maldito sea! ¡Cómo se ríe de mi!

 

 

Ya nos queda poco querida,

No quiero pensar en ello, pero…

en tu  próxima y dolorosa partida

dale recuerdos a Ceres, mi querida y posesiva suegra.
 

                                    El rapto de Proserpina de Bernini (detalle)
 
 
 
 

 

16 comentarios:

  1. Hola Yolanda, hermoso tu poema con aire a mitología. Me encantaron los versos.
    Feliz martes :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alejandra, una vez más, por tu comentario.
    Feliz semana : )

    ResponderEliminar
  3. Estupendos versos. Has hilado muy fino y has pasado por las distintas lecturas que la metáfora se presta, el paso estacional y la dualidad entre los símbolos contrapuestos que cada uno de los protagonistas representa. Te has centrado en Hádes, en casi todo lo que encarna, violencia, rudeza, pasión......también mostrando su amor por Proserpina.

    Gracias Yolanda. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar. Estoy de acuerdo con tu perspectiva y esta vez ha hablado Hades quizá en otro poema hable Proserpina¡ quien sabe lo que puede decir!
      Un saludo

      Eliminar
  4. Me encantó el poema, Yolanda. Una gran historia llena de mitología y versos fantásticos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Federico y que mis versos te parezcan fantásticos. Gracias mil.

      Eliminar
  5. Buenísimo tu poema.Un placer leerlo.Saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias, gracias. Un placer tu comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Un texto muy original, Yolanda. Aun sin saber nada de mitología resulta atrayente, con fuerza, interesante, apasionado, y has encajado la frase del concurso de maravilla!! Muy bueno, me ha gustado mucho :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia me alegra que te guste y que por fin lo encontraras. Lo bueno de la mitología es que está lleno de pasiones.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho tu poema Yolanda, una muy buena historia. Un besito, nos lelemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mercedes es estupendo que te guste.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Me asusta. Escucho en esas palabras evocadoras del mito los ecos de demasiadas relaciones atormentadas, de amor que no es amor, de dominio, de muerte. El "porque yo… yo te quiero" que muchas mujeres, a partir de determinado momento, escuchan aterrorizadas. No sé si has querido expresar algo de esto en tu escrito (¡tan bien escrito!), Yolanda. Si no es así, siento que mi comentario sea tan discordante, quizás tan desafortunado, y te ruego que me disculpes por ello, pero esto me da miedo. Un abrazo muy fuerte, Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que quiero, Carmen, que asuste. A esas mujeres que se debaten entre la posesión de una madre y la del consorte. Porque si has observado la voz de Proserpina no aparece. Este es el verdadero rapto, cuando desaparece la voz,tan necesaria para expresar lo que se piensa. Ella permanece en silencio y el poema se expresa a través del carácter de un ególatra. Por eso está lleno de galanuras poéticas, tan falsas como el amor de este "dios".
      Muchas gracias por comentarlo.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¡Qué alegría, Yolanda, entonces he leído bien el poema y tú, desde luego, has conseguido expresar a través de tus palabras ese miedo! Por eso le habías comentado a Francisco P. que, en esta ocasión, era Hades quien hablaba, y quién sabe lo que podría decir Proserpina.
      Hace unos días, una amiga escritora me alertó acerca de algo que está sucediendo tanto en literatura como en prensa, televisión... o en las mismas redes sociales. Creo que Amelia Valcárcel ha comentado recientemente algo parecido. Es demasiado extenso (e incluso intenso) para tratarlo ahora, así que me despido con otro abrazo fuerte, fuerte.

      Eliminar
    3. Me alegra saber que nos entendemos en términos literarios y que hayas quedado contenta. Esto me hace pensar que debería dar voz a Proserpina en otro poema, pero tengo que estudiarlo.
      Una abrazote, Carmen.

      Eliminar