miércoles, 4 de marzo de 2015

SERES DE AGUA





La Luna ocupaba gran parte del cielo nocturno.  Se dibujaba en el horizonte  la sombra del Unicornio. Un puñal queriendo herir la blancura lunar. En lo más íntimo del bosque donde se unen las aguas y el cielo, la tierra y lo sueños, una ondina, asustada, intentaba  huir de aquella sombra puntiaguda. Su aliento de nieve congelaba a su paso las hierbas feroces. Esta vegetación podría secarle el cuerpo con un solo roce en su acuosa forma.  Atrapada entre un Unicornio que la escupiría y la paralizaría con su cuerno y aquellas hierbas secantes notó que le quedaba poco aliento. Pronto dejaría de ser ligera. Su meta aún estaba lejana. Pensó “¿quién me mandaría a mí  desear ser una libélula? La Reina de la Hadas  ha debido de oír mis pensamientos. No estoy preparada, aún no”. Pero el Unicornio ya la había escupido y la desgajaba  con su cuerno trenzado. Ella, lo que quedaba de ella (una gota de rocío) cayó en  los huevos de libélula que reposaban en un helecho. Y así volvió a empezar  de nuevo la magia y la Luna comenzó a menguar.



15 comentarios:

  1. Precioso ciclo de la vida para un mundo de fantasía, Yolanda. Muy imaginativo, me ha encantado :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia, me alegra que te haya gustado y me gusta lo que dices. Un saludo

      Eliminar
  2. muy bonito relato con imágenes vivas y cargadas de imaginación.

    ResponderEliminar
  3. Estoy encantada de que así te lo sugiera. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las libélulas :) Son frágiles pero también voraces. Es fantástico el ciclo que has creado. Un abrazo, Yolanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y lo encuentres fantástico. Muchas gracias.
      Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  5. Me parece muy interesante la conceptualización que has hecho del unicornio. Normalmente se suele ver como un animal puro y aquí nos lo muestras como el monstruo de la ondina, dándole un toque mitológico al relato. Me gusta Yolanda, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente se trata de darle un toque diferente a la imagen que tenemos de este bello mito
      Me alegra que te guste. Un saludo

      Eliminar
  6. Hermoso ciclo, destrucción y creación. Como la vida misma.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es María, nada se destruye todo se transforma... Un saludo

      Eliminar
  7. Un renacer cargado de imaginación. Muy bellas imágenes las que describes, Yolanda.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Es muy gratificante que veas belleza en las imágenes. Muchas gracias Federico.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Drama, colorido, y final esperanzador.

    Me gusta;D

    ResponderEliminar
  9. Un bonito comentario. Gracias
    Un saludo

    ResponderEliminar