sábado, 6 de junio de 2015

AMOR DE ENAMORADO


CODEX MANESSE s. XII


No pierde nada quien tanto ama
pues se sabe poseído por un dios.
Aunque jamás tocara lo amado
estar enamorado es ya toda una hazaña.


Porque amando  crecemos y nos quemamos.
Como Moisés ante la zarza prendida
el fuego expone con certeza
el conocimiento breve de esta vida.


Nunca se está del todo prevenido
aunque se hagan miles de juramentos
en su contra. El amor transforma


a quien ama. Amando se vive
herido y aunque duela se sigue
del todo vencido, al amor que enamora.



7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. ¡Ay el amor!
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Hermoso poema sobre el sentimiento amoroso. Completamente cierto que nos transforma... :)

    Un saludo, Yolanda, me ha gustado mucho la ambientación que le has dado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia, me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Es enternecedor la delicada forma externa que revestía la poesía amatoria del siglo XII,.El poeta había de atemperar el lenguaje para sublimar la expresión el amor. Pesaba sobre él la relación entre relación carnal y pecado. El amor platónico era el más puro y santo, bendecido por la Iglesia.
    Sin embargo, sabemos que nada ni nadie pudo despojar al amor de su carnalidad, vamos, de su parte carnal, sin entrar en cuantificaciones.Los mismos clérigos sufrían esas terribles tentaciones que ponían en riesgo su alma inmortal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario que haces es muy interesante. En verdad se trata de algo más platónico, pero a la vez místico, en el sentido de trascender la materia para llegar al espíritu a través de ese sentimiento. También he querido evocar a Manrique y sus versos:
      ...
      Y EL CORAZÓN ENEMIGO
      DE LO QUE LA VIDA QUIERE,
      NI HALLA VIDA NI MUERE,
      NI QUEDA NI VA CONMIGO
      SIN VENTURA, DESDICHADO,
      SIN CONSUELO, SIN FAVOR,
      PARTO YO, TRISTE AMADOR,
      DE AMORES DESAMPARADO,
      DE AMORES QUE NO DE AMOR.

      Eliminar