lunes, 30 de noviembre de 2015

ENTRE CRÍTICA Y CONFESIÓN.



 

No se escribe ciertamente por necesidades literarias, sino por necesidad que la vida tiene de expresarse”
                                                     MARÍA ZAMBRANO.
                                             Género literario. La confesión.
 
Confieso que acabo de terminar de comer y antes de que me amargue el telediario (masoquismo) voy a escribir unas cuantas cosas que se me pasan por la cabeza a raíz de leer una entrada de nuestra compañera Julia C. que me ha hecho pensar. ¿En qué? Pensaréis y mi respuesta es, en las críticas y “me gusta” que doy y que recibo de Google +.
Confieso que parto de la idea de que no todo lo que leemos es digerible y no todo lo que escribimos es bueno, desde un punto de vista literario, y mi entendimiento en esto no es de una persona experta. Con lo cual a veces entreveo el lado formal y otras lo que emocionalmente me proporciona el texto.
Hay blogs de calidad, se nota por la forma de expresión, por lo ordenado de las ideas, por los temas escogidos etc. Estos no me resisto a leerlos.
Hay escritores y escritoras excelentes y a veces no tanto. La inspiración llega trabajando y a veces  explosiona en la cabeza cuando  menos te lo esperas. Lo mismo pasa a la hora de criticar otros textos. Hay veces que se está inspirado, se hace una crítica aceptable en un texto no muy bueno y sin embargo en uno estupendo quedarte sin palabras, no saber que decir (el cerebro no da para más) o simplemente decir cualquier cosa insulsa.
Hay veces que no he leído el texto y le doy a “me gusta” porque quiero leerlo más tarde, pues en ese momento no dispongo de tiempo. Como normalmente lo miro en el móvil, puedo tirarme tres horas buscándolo y no encontrarlo. Me conformo con haber marcado “me gusta” pues suelen ser títulos que me llaman la atención o compañeros que sé que lo hacen bien.
Este “me gusta” se puede interpretar de varias formas:
-          Me gusta pero no se decirte por qué.
-          Me gusta porque creo que lo haces bien. Siempre dentro de mis escasos conocimientos.
-          Me gusta, porque hay que apoyarse para no abandonar.
-          Me gusta porque no me disgusta.
-          Me gusta pero…la próxima vez te saldrá algo mejor.
-          Me gusta tanto que para no decir tonterías y quedar a la altura del betún, con darle al plus, creo que es suficiente. No así para el que lo hace estupendamente que seguro espera una buena crítica o una opinión.
Hay veces que soy incapaz de leer nada, pero lo que se dice nada. Bueno miento, si acaso el prospecto del medicamento, por lo de los efectos secundarios.
En cuanto a lo que recibo, de las personas que me siguen o que simplemente quieren que les siga sin que les importe tres pimientos lo que escribo, como le dije a Julia, hay que aceptarlo, lo bueno y lo menos bueno. Innumerables serán los estados de ánimo, motivos, prisas etc. A todos los que me siguen, les doy un gran abrazo desde aquí y unas emocionadas "GRACIAS".
Y para que esto parezca algo más serio dejo hablar a D.H.Lawrence  a quien la crítica experta no le gusta nada; ya sé que en su momento fue acusado de machista, pero eso, ahora no viene al caso.
 
Dice así:
         La crítica jamás podrá ser una ciencia: es, en primer lugar, excesivamente personal. En segundo lugar le importa a una serie de valores de los que hace caso omiso la ciencia.
La piedra angular es la emoción, no la razón (…) todas las florituras y pejigueras sobre el estilo y la forma, todas esas taxonomías pseudocientíficas, todo ese análisis de libros que no es sino mero remedo de las tendencias botánicas resultan meras impertinencias y por lo común, jerga impenetrable.


Pero si buscáis algo más sesudo, esto es, profesional, tenéis al catedrático José María Pozuelo Yvancos que de estas cosas sabe bastante. Además de otros críticos en todos los idiomas, sólo hay que buscar en internet.
 


Por cierto, se aceptan opiniones.












 

10 comentarios:

  1. Algo que te conmueve, sí. Por su calidad, por su belleza, por la persona que sabes que hay detrás, por su esfuerzo, que valoras, por su ingenio, por su brillantez, por su tesón, por su humanidad, por tantas cosas. En unos casos, la emoción alcanza los sentimientos; en otros, lo que se conmueve es la inteligencia: tanto da. Emoción.
    Lo que comentas acerca de la falta de tiempo y las prisas es horrible. También me ocurre eso de decir: "ahora no puedo, me lo reservo para leerlo como merece", y a veces, sí, también lo pierdo y me da mucha rabia. O el hecho de no poder dejar un comentario "con cuerpo" en todos los blogs que te interesan, a veces ni tan siquiera seguirlos como desearías... Ay.
    Un abrazo, Yolanda.

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo has explicado mejor que yo. Me ha gustado mucho lo que dices, y casi me dejas sin palabras. Gracias por dejar tu opinión.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  3. Amiga Yolanda, las redes sociales, Facebook u otras y en este caso Google+, son como son y nadie te obliga a estar en ellas, es más, no tienes porque sentirte obligad@ con nada y ni con nadie en cuanto a las personas que están en ellas.. Si te has creado un blog en el que publicas entradas o post de aquello que a ti te gusta y conoces sin más ánimo que compartirlo ya es una satisfacción en si mismo, pero si además obtienes respuesta de otras personas que les agrada (+ o me gusta), y comentan tus escritos o imágenes tu satisfacción aumenta y ese es mi fin.
    Ahora bien,por el tiempo que llevo en las redes he visto que hay personas que hacen uso de ellas a nivel profesional, les sirve de plataforma de lanzamiento, de medio publicitario para darse a conocer, pero que no las crítico por ello, todo lo contrario me parece bien que hagan uso de las redes..
    En cuanto al tiempo, yo opino, que aparte de esta "vida virtual", esta la "real", aquella en la que día a día tienes tus obligaciones y devociones como la de trabajar, estar con tu pareja ( si la tienes, claro), tus hijos, familia, amigos para tomar una cervecita, tu tiempo de ocio, que puede ser cine, lectura, paseo, música, teatro, viajes y un sin fin de cosas..el tiempo que quieras dedicarle a una o a otra es muy personal..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón y el aspecto de la vida que "entrecomillas" como real es al fin de al cabo la que más me interesa. Pero he de reconocer que cuando alguien te lee y da su opinión también forma parte de otra realidad que no se si es la misma.
      Me ha gustado mucho tu punto de vista. Gracias por dejarlo aquí.
      Un abrazo amiga Suni!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Comparto, Yolanda, todo lo que expones en esta entrada.
    Podría echar mano de aquella manida expresión de que "de todo hay en la viña del Señor". O bien que "para gustos los colores". En otras palabras: a conducta humana es como los designios divinos: inescrutable. Cada un/a obra movido/a por un interés distinto. Este tema también fue motivo de reflexión por mi parte hace algún tiempo.
    Si al principio no entendía la (a mi entender) discriminación, arbitrariedad o incluso "amiguismo" que me parecía entrever en el cruce de cometarios y alabanzas entre bloguero/as, ahora ya he alcanzado una mayoría de edad en este tema y ya casi me trae sin cuidado. He asumido que solo yo soy el culpable de la escasez de comentarios que reciben mis blogs y punto. Yo también peco de no viajar mucho por este mundo bloguero pero ya se sabe: quien mucho abarca... Prefiero quedarme con pocas y buenas (en mi opinión) lecturas.
    Sí es cierto, y normal, que uno se dé a conocer dejando un comentario en un blog que acabas de conocer y que el receptor del comentario te devuelva, por cortesía o curiosidad, a visita, como acabo de hacer yo. Pero no creo que sea obligado corresponderle con alabanzas simplemente para ganártelo como lector.
    Yo te dejo este humilde (y pesado) comentario porque me ha parecido muy acertada y bien desarrollada esta reflexión y volveré a visitarte. Pero no por ello espero una reciprocidad como si de un pacto no escrito se tratara.
    En más de una ocasión he observado que cuando he dejado de comentar en un blog (porque simplemente no me ha parecido lo suficiente meritoria la entrada que he leído), su autor ha dejado igualmente de dejar su huella. Respecto a esta "renovación" de seguidores (unos se van y otros aparecen), tengo preparada una entrada que no sé si acabaré publicando porque también he observado que ser crítico en etas cosas resulta molesto a muchas personas que se sienten, supongo, identificadas.
    Ha sido un placer leerte y espero no haberte producido una indigestión con todo este "rollo".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep,
      te he dejado mi respuesta debajo de la opinión de Julia C. no tengo ni idea de por qué ha salido así.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Me alegro de que mi post sirviera, al menos, para meditar e inspirarte este otro, Yolanda. Gracias por mencionarme :))

    Creo que las opiniones o "gestos" que tenemos todos nosotros "aquí" son el fruto de la intención más que del conocimiento. No valoramos (no me gusta la palabra crítica) desde el estatus de expertos, porque no lo somos, sino desde el de lectores aficionados, o personas con un hobbie, o usuarios de una red social. Como bien decías los positivos que damos pueden significar mil cosas diferentes e incluso no significar absolutamente nada.

    Respecto al tiempo, o más bien la falta de él, creo que a todos nos afecta. Tenemos muchas otras cosas que hacer, por deber o por gusto, y no hay bastantes horas al día, así que no nos queda más remedio que elegir y descartar. A nivel de blogs sucede lo mismo, si no podemos leer todo lo que quiséramos, elegimos según criterios personales de cada uno, todos respetables. Carmen lo ha explicado muy bien :)

    Y también comparto tu punto de vista sobre hay que respetar todo lo que hacen los demás, aunque no nos guste, lo encontremos "interesado", no lo entendamos o nos conste que es malintencionado. Al fin y al cabo también nosotros hacemos lo que queremos, incluyendo escribir posts diciendo lo que pensamos al respecto :P

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Julia! lo que me haces cavilar : )!
      Y encantada de que lo hayas hecho, y de que hayas dejado tu opinión.
      Así es, hacemos lo que queremos, imagina por un momento que tuviéramos 60.000 seguidores ¿Crees que podríamos corresponder a todos? Sería una locura.
      Muchas gracias por pasarte.
      Un abrazo compañera!

      Eliminar
  6. jajaja de indigestión nada! Al contrario, estoy encantada de que hayas dejado un comentario denso. Estoy de acuerdo contigo en lo de inescrutable, y en todo lo que dices. Creo que no hay que darle más importancia de la que tiene, pero me pareció necesario escribir sobre ello, como dice la frase de María Zambrano que encabeza la entrada. Quizá no debemos buscarnos más obligaciones porque son muchas las del lado real. Has dejado otro punto de vista y eso es lo que importa.
    Muchísimas gracias por visitarme.
    Un abrazo

    Muchas gracias por la visita

    ResponderEliminar