martes, 21 de febrero de 2017

VUELVE SIEMPRE






Vuelve a mi,
no me dejes abandonada en mi propia carne
cubículo, pasto de los gusanos,
centro de contradicciones.
Mi alma grita desde esta cárcel preciosa
que Tú me has regalado.
 Te compadeces ,alguna vez, pero...
tardas tanto en venir
con tu soplo de aire divino que transforma la realidad ortodoxa,
realidad que no da salida a tu presencia.

No me olvides, no te olvido yo,
paupérrima criatura
traductora de tus insondables sueños.
Sin mí, otro templo buscarías
tras de ti, otro lugar santificaría.
En mí te escondes, y yo, gallina ciega
no sé jugar a tu juego.
Me distraigo y me distraen
con lenguas salvajes.
No me someto a las formas de los hombres.
Tú eres el contenido que conozco, cada vez, un poco más
aunque , torpe de mí
me muerdo las ganas de hablarte
sabiendo que Tú extraes mi mejor lenguaje.
Ánima Mundi, Lux Aeterna, vuelve siempre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario