jueves, 9 de marzo de 2017

CRUZARSE CON LA VIDA






Todas las mañanas llega al trabajo un poco más tarde de lo habitual. Tiene ese beneficio porque nadie le controla. Antes de entrar a su despacho ha pasado por la cocina donde suelen comer todos los empleados de la fábrica. Se prepara un tentempié y una infusión de té verde. Mientras el agua se calienta  en la tetera eléctrica, Rubén se asoma a la ventana que da a la entrada principal. Da un respingo, "es ella", piensa. Se da la vuelta por si le ha descubierto. Se escucha el timbre de apertura de la puerta de la calle. El agua ya ha hervido y se prepara el té un poco nervioso. Ella le pone nervioso y no sabe por qué. Desde que entró como administrativa no ha podido dejar de mirarla, siempre a escondidas. De esto hace ya casi tres años. Los amables intentos por parte de Sandra de entablar una conversación trivial, no han servido de nada. Rubén no puede mirarla cinco segundos seguidos sin ponerse nervioso. Le da la espalda y vuela hacia su despacho. Ella, confusa por tal comportamiento, no cesa de preguntarse si le cae mal verla. Le viene a la cabeza el día que se lo presentaron:

 El compañero de planta  encargado de la logística llamó a la puerta del despacho :

-Pase- se escuchó desde el fondo.

-Rubén te presento a Sandra, nuestra nueva administrativa.

- Hola Sandra- le extendió la mano.

-Hola ¿qué tal?-dijo ella.

Pero se la quedó mirando de una forma poco común para estos encuentros formales. No le soltó la mano hasta que el compañero les dijo que tenía cosas que hacer.

-Os dejo, para que habléis.


Aquel gesto por parte de él la tuvo intrigada mucho tiempo. Pero todo acercamiento acabó en esa primera entrevista. Después todo fue rutina y más rutina.
Rubén procura siempre no estar donde está ella. Busca escusas para salir antes del trabajo, visitas a supuestos proveedores, encargos y cosas así. Sin embargo las pocas veces que han coincidido en el pasillo que va hacia la cocina y se han mirado a los ojos, ella siente que le duele el alma porque a él también le duele. "LLevo veinte años  casada y feliz y es quince años más joven que yo, esto no está bien" piensa. Pero el silencio de la mirada de Rubén la atraviesa los tímpanos como un grito de melancolía.
Mientras tanto los compañeros comentan lo raro que está el jefe. Supo por parte de Lola, de recepción, que la primera mujer de Rubén le dejó. Los motivos nadie lo sabe. De eso hace más de cinco años y creen que está cada vez peor. Y Rubén sigue huyendo y huyendo y cuanto más huye más la espía sin que ella lo note. Más la ignora, menos trato le da. Más sueña con ella, más la añora.

Por eso todas las mañanas llega tarde al despacho, para no cruzarse con ella, para no cruzarse con la vida, pues lleva mucho tiempo muerto y no quiere resucitar, eso... significa sufrimiento ¿más?


Óleo de Christiane Vleugels.
Hiperrealismo.



8 comentarios:

  1. Precioso relato, Yolanda. Qué raras somos a veces las personas y qué mal encauzamos nuestros sentimientos y necesidades... Me has hecho pensar :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que reconocer que las personas estamos llenas de complejidades. Si te ha hecho pensar estoy doblemente agradecida.
      Gracias por comentar,Julia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los sentimientos no se pueden esconder.Sinó nos hacen sufrir como este hombre. Buen relato.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te imaginas que carcel se puede uno construir?
      Gracias por comentar,Maria del Carmen.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Oh, qué relato! ... y lo triste es q a veces eso es real, sucede y a la inversa tb.
    La edad,normas implantadas por una sociedad nada comprensiva ni generosa en todo lo importante q es el AMOR.
    Cómo deshacerse de esa carga q parece naces con ella.
    Aysss, cuanto sufrimiento.
    He venido aquí de la mano de Carmen Pinedo.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta DesdMiVentana H, ¿Cómo deshacerse de complejidades y miedos? Me alegra que hayas venido de la mano de Carmen, que es un encanto de persona.
      Gracias por comentar y recibe una sonrisa tú también.

      Eliminar