miércoles, 20 de junio de 2012

DIARIO DEL PURGATORIO


                                 DIARIO DEL PURGATORIO

                        ENÉSIMO DÍA DEL TIEMPO QUE ACABA

      A veces extiendo la mano y no toco nada. Todo me parece un inmenso hueco o vacío por el que nos movemos a ciegas. Ayer, en esas reuniones familiares que cada vez son más por compromiso que por gusto, pude comprobar, una vez más, lo vacío de nuestras relaciones. Siempre lo mismo: “Mira lo que tengo, tú no lo tienes”.  Voces y tonos cada vez más altos, comentarios tontos, tan superficiales que por sí mismos se volatilizan. Me fui con los más pequeños, entre los dieciocho y los seis años de edad, y con ellos jugué al bingo.  Son más auténticos, hasta que crezcan se llenen de prejuicios y pierdan la frescura como nosotros los adultos.
     Y a mí, me da igual, cada día los compromisos y los adultos me importan menos. Recuerdo los días en que me preocupaba por ellos, por sus vidas en general y… por cierto no recuerdo que ellos se preocuparan por mí. Ya han escogido su camino, sí, tal vez de una forma ciega, pero, si todos estamos ciegos ¿quién puede guiar a quien?
     Cada vez tengo menos certeza de las cosas, de los acontecimientos en general. Estudiando Sociales, las características del Tercer Mundo, es como para echarse a llorar. Y me agarro al concepto budista del cambio, “nada es permanente”. Y mientras tanto el sufrimiento sigue presente como un purgatorio a la espera de pasar a mejor vida, ya sea en esta o en la de más allá
  Se puede palpar la inconsistencia de los fenómenos. Van surgiendo nuevos miedos, nuevas amenazas de las que nos informan sin escrúpulos los medios de comunicación, sin contar  con las cosas buenas, esas, no dan audiencia.

                                            UN PERÍODO NUEVO   

   La humanidad avanza hacia no se sabe dónde y es incapaz de contener su avidez, su odio a lo desconocido, su terrible fragilidad y levanta barreras dialécticas, religiosas, políticas…Se compran y se venden armas, se compran y se venden conciencias y todo el planeta se convierte en un gran mercado.
     A todos nos llegará tarde o temprano la muerte, memento mori, da igual que la personas estén en la indigencia o forradas de billetes ¿Acaso podrán llevarse algo a la otra vida si es que ésta existe?
    No es pretensión mía  abanderar  una nueva  verdad, ¿qué verdad? Hasta eso me parece inalcanzable. Sólo es una reflexión para este año que comienza, como cualquier otro: “Una mujer muere a manos de su pareja”,  querer ser libre cuesta muy caro.
    El roscón de reyes es dulce, el chocolate también. Contrastes, entre el rojo y el marrón oscuro…pero…el cristal a través del cual vemos estas cosas ¿qué color tiene? ¿Qué forma?
    Mientras tanto en algún lugar no descrito por ninguna pluma el amante está a punto de entregar una rosa  al ser amado.

                                                 Forsi altro canterà con miglior plectio
.YOLANDA R.

miércoles, 13 de junio de 2012

ORQUÍDEAS MUERTAS






       ESTA ES LA ORQUÍDEA QUE CULTIVO EN CASA


             ES UN PLACER 
              CONTEMPLAR
                   SU FORMA Y BLANCURA
            CON EL TOQUE ROSA
        EN FORMA DE MARIPOSA







                 





Esta publicación es del año 2012. Repasando viejas entradas que ya se han quedado como muertas pues hasta google me ha robado los + que tenía, me he dado cuenta de que esta pobre orquídea se murió este verano. No pudo soportar las temperaturas tan altas que tuvimos durante tanto tiempo. No se secó, se coció literalmente en su propio compost. Y aunque sólo se trate de una planta, me dolió mucho. Este es mi pequeño homenaje al ser vivo que me ofreció tanta belleza durante unos pocos años. La recuerdo hoy en el día de difuntos.
Llamadme pirada, si os parece.

Con amor

YOLANDA
SONETO AL SER AMADO

Como panal de miel dulce te ofreces
distraído, etéreo, despistado.
De la piel, por los poros asomado
un encendido sol que me estremece.

En tus ojos relumbran y florecen
los momentos de un día ya pasado:
de mi ser te quedaste enamorado
al tocarme con manos que enternecen.

Ahora ya alejado ese tiempo
tu dulzura y tu luz aún me acompañan
y en el alma dormida más te siento.

Si tú te vas los ojos se me empañan
necesito el azúcar de tu cuerpo
y que de miel me llenes las entrañas.

                                                    YOLANDA R.