martes, 27 de junio de 2017

MIENTRAS NOS QUEDE GRECIA




Sombras tras sombras
dejamos rastros de letras negras.
¿Correr? ¿Hacia dónde?
 Allá a afuera no hay más que el espejo 
que muestra nuestros errores
y nos enseña dónde nos equivocamos.

Revisemos esta columna de vida
que es el poema,
no es un objeto aprehensible
yo lo vierto en tus ojos 
y tú lo experimentas mientras lees.

Las palabras terminan cansando
al lector más ávido
al oidor más curtido
pierden valor por desgaste
como una columna jónica
a través de los siglos
y se convierten en la sombra de lo que fueron, 
Grecia lánguida herida de Cronos.



Acaso sólo queda el chispazo,
ese crear algo que proporcione un instante de locura
pero sólo mientras se construye
mientras lo acaricias con tu mirada,
después todo es sombra y escombros.


Las personas se sorprenden de esta  diablura
y terminan cayendo de la columna
y a veces con rabia
a la poeta la llaman ladrona,
lianta y embustera.
No importa, es una interpretación
que nace de un corazón solitario.
Nos une el efecto de ese vacío que nos engulle,
el amor es otra tierra que no quiere ser arrasada.
El tiempo se acaba
los versos se deshacen
lo jónico da paso a lo corintio.

Para qué escribir entonces...
¿Para correr?
¿Hacia dónde?
Hacia una imagen que nos devuelva la belleza
mientras estemos vivos
mientras quede esa parte de Grecia
que aún se sostiene
con el poder de las eternas piedras,
con los restos
de los breves encuentros. 
  




lunes, 12 de junio de 2017

EL PÁJARO AZUL




      Aquella noche soñó que un pájaro azul se colaba en su alcoba. De súbito quiso entrar en lo más profundo del armario. Le hizo un gesto con la mano diciendo ¡eh pájaro bonito sal de ahí! Y se posó en la lámpara justo encima de la cama de matrimonio. Sacudió el cuerpo del esposo, pero este permanecía dormido con el sueño del guerrero que se sabe amado. Tranquila su respiración, su rostro relajado, su cuerpo extendido entre las sábanas de satén. El pájaro les miraba, tenía aspecto de objeto de porcelana con filigranas de Talavera de la Reina. Desde la lámpara quieto, les observaba. No emitió ningún sonido, nada salía de su alma. Ella decidió abrir la ventana de par en par para que el pájaro saliera ileso. Pero el extraño pájaro no quiso marcharse.
Mientras dormían cada uno su sueño o el sueño los tejía a los dos se asomó descalza al vacío y pudo comprobar que la fachada de su hogar se hallaba repleta de nidos de otras aves.
El pájaro azul seguía allí y la confundía con su presencia. Al cabo levantó un ala y pudo ver que tenía una herida. Se mesó el plumaje  con su pico azul y la herida desapareció.
Despertó, y pudo comprobar que su marido ya se había ido. El ruido de un motor alejándose le decía que partía al trabajo como todos los días. Sentándose entre almohadones estampados de selva  empezó a preguntarse ¿Por qué el pájaro azul se quedó encaramado en la lámpara? ¿Por qué no voló? ¿Por qué se quedó dentro de su cabeza mirándola sin pudor?

Recogió su sombra y sus latidos de corazón y se desvaneció en la conciencia del día con los ojos bien abiertos.




sábado, 3 de junio de 2017

SHAKTI


La peligrosidad cimbrea tus caderas
con un ritmo, lento, sinuoso, certero.
No tienes límites, te impulsas
manejado por la Shakti.
Persona viva y encendida exiges más
pero...
La energía que dimanas
se contrae al no encontrar su canal
su vía de salida.
Tal vez la Shakti se nos burla
montada a horcajadas 
sobre la inconsciencia.

La mecanicidad nos mata,
resucitemos a otra vida.