domingo, 27 de septiembre de 2015

SIRVIENDO-TE, AMOR


   Amor, que dentro de mi mente habla...
(Amor, che nella mente mi ragiona)

                                Dante Alighieri
                                      
                                    PURGATORIO CANTO II
                                                              DIVINA COMEDIA



 

 

Me levanto antes que el Sol.
Saludo cada amanecer acompañada de mi amigo Boccaccio.
Una novela, cada día, sirviendo Amor.
No deseo que se acabe,
aún no se ha detenido la fiera peste.
Si él supiera…



 

Desde el cielo de Dante, Cavalcanti, in continenti yo subiera
a charlar, de damas nobles y plebeyos,
cuentos y fábulas crearía con ellos…
Que nada muere, me dijeron,
que los lirios hablan
que los huesos duelen
que la brisa susurra, sin saberlo los amantes
que son amantes sin verse
que aunque el tacto no llegue
al Amor  se sirve y a él le divierte.

 

Ya saluda el Sol por la ventana.
Cierro unas páginas, abro otras, con las manos que trabajan.
Cuando más alto está, y más ciega su luz,
 descanso como cualquier abeja obrera,
si se tiene la suerte de pertenecer una colmena.
Y aunque el sudor se deslice por mi rostro
vuelvo a pensar en Amor, en Boccaccio,
en Guiscardo  y Ghismunda 
 y en la fuente en la que el novelista  bebió:
Píramo y Tisbe, dolientes enamorados Ovidianos,
que de la mano, acompañaron a la exigente muerte.
 
 
 

La noche se acerca
y aunque mi condición no me permite reposo
miro este poema de reojo
y siento que las palabras no se  mueren,
que sirviendo-te, se duermen
que antes de que salga el Sol
ya estaré leyéndo-te.
 

 

domingo, 6 de septiembre de 2015

RECORDAR A CÉZANNE

       "Pinto porque veo, porque siento -tengo fuertes sensaciones- también usted siente y ve como yo, pero no se atreve...[...] Yo tengo el valor de defender mis opiniones"


                                                                               Paul Cézanne






     El carácter de Cézanne se describe allá por 1894 como un hombre agrio y de mal genio para inmediatamente después tener reacciones de una ingenuidad carismática. Supongo que estaría a la defensiva continuamente, pues le resultó muy difícil entrar en el Olimpo de París. Continuamente se rechazaban sus obras. Incluso en alguna ocasión quisieron destruir una de ellas. No hay nada peor, que nadie comprenda lo que se quiere expresar:

       "Tengo que seguir trabajando siempre, aunque no para llegar a esa trillada perfección que provoca la admiración de los tontos. Para esa forma de pintar...[...] basta con los conocimientos de un obrero".

     Hizo una visita a Monet por su aniversario, en Giverny. Mantuvo una acalorada disputa con su anfitrión por cuestiones artísticas, hasta preocupar a Gustave Geffroy, otro de los invitados, y poco después ponerse a llorar porque Rodin le había dado la mano.
Como pintor persigue un tipo de pintura autónoma, capaz de expresarse por si misma.
Al menos él sí sabía por qué pintaba y por supuesto defendía su convicciones. Su visión, nada convencional, se alejó del Impresionismo. Simplificó las formas, durante su período constructivo, para llegar a la esencia de lo que deseaba crear.
Por fin expone gracias al marchante Vollard en 1888, algunas de sus obras ya entran en los museos.  Cézanne vive como un ermitaño en Aix, volcado totalmente en su pintura.
Entre los años 1902 a 1906 pintó sus famosas bañistas.




    Hay muchas versiones de este cuadro. Si se busca en internet en un click tendréis un montón de ellas. Me he atrevido a pintar mi propia visión. De alguna manera me vi atrapada en esta composición.
Estas son mis bañistas, versión de la más común de los mortales. A mi, me gusta pintar, sólo eso.
 

Bañistas. Yolanda Román. Verano 2015