domingo, 25 de octubre de 2015

¡CUIDADO NO OIGAS SU NOMBRE!


Hay ciertas historias a  las que no se les debe prestar oídos. Lo supe demasiado tarde.

Cuando oí  hablar de él, fue en una Ceremonia del Té. Alguien le nombró y yo escuché anonadado las tragedias que arrastraba tan funesto personaje. Fue un error.

Me enfrenté a Oni, en un  túnel. Algo se deslizó delante del parabrisas, me asusté, después una respiración sibilante en mi nuca. Todo fue oscuridad. Tenía veintiséis años, acababa de casarme con Tamae. Por suerte, no sé cómo,  pude escapar de él, mi compañero no.

 Otra vez, vino cuando tenía cincuenta y seis años. Mi prudente mujer me avisó: -No bebas Hiroshi, no te sienta bien. Pero en esos días  se cerraban los negocios con  sake en la mesa. Recuerdo aquella geisha. El estómago se me encoge al recordar la respiración sibilante en mi nuca mientras le hacía el amor a Michiko. Unos ojos ensangrentados me miraban asesinos. La oscuridad me devoró. El demonio Oni  quemó a Michiko.

Ahora tengo ochenta y seis años. Tamae ya no está. Estoy muerto de miedo, ya no me quedan fuerzas para defenderme. Cuando aparezca, me hundiré en su ponzoña, esta vez, acabará con mi sufrimiento.

                                  


PARA EL CONCURSO MICROCUENTOS DE TERROR "MICROTERROR IV"  DE "EL CÍRCULO DE ESCRITORES"

36 comentarios:

  1. Fantástico relato de fantasmas en la mejor tradición japonesa. Enhorabuena, Yolanda

    ResponderEliminar
  2. Fantástico relato de fantasmas en la mejor tradición japonesa. Enhorabuena, Yolanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ragnar por dejar tu opinión. Me alegra mucho que te guste.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias Ragnar por dejar tu opinión. Me alegra mucho que te guste.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Ningún enemigo es tan temible como aquel al que no podemos más que presentir...

    Muy bueno, Yolanda!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Julia. Gracias por dejar tu opinión.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Los fantasmas en todas las culturas se inventaron para dar miedo...¿O serán reales y están entre nosotros?
    Buena historia
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juegan con la parte más débil de nuestra psique jeje.
      Gracias por comentar.
      Un beso

      Eliminar
  5. Yo le temo mas a las cosas de fantasmas porqué es algo que no se puede ver

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que nos pone nerviosos por no poder controlarlo. Pero lo que si podemos controlar es nuestra forma de enfrentarlo.
      Saludos

      Eliminar
  6. Un cuento de fantasmas y demonios de cultura japonesa, un deleite para mi paladar, amante del género en cuestión. Brillante narración y puesta en escena. Pude oír su nombre y ver sus ojos asesinos ensangrentados. Genial micro de terror, Yolanda.
    ¡Abrazo, Compañera! ;)

    ResponderEliminar
  7. Muchas muchísimas gracias. El elogio es doble viniendo de un experto en terror como tu.
    Un abrazo fuerte compañero!

    ResponderEliminar
  8. Muy buena historia, Yolanda. ;)
    Un saludo. :)

    ResponderEliminar
  9. El miedo a lo desconocido nos angustia... Tu relato es singular..

    Nada mas tengo que añadir a tan estupendo comentarios que te han hecho otros amig@s ...
    Mucha suerte
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario.
      Un abrazo Suni

      Eliminar
  10. Un relato sensacional. A mí me ha dado por pensar que hay una conexión un tanto sospechosa entre ese fantasma y el protagonista.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiere llevarse al protagonista porque el nombre del demonio se le quedo grabado en la cabeza. Por eso no te quedes con su nombre, no lo oigas o te perseguirá.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Hola Yolanda.
    Me encantó tu cuento oriental.
    Solo una cosa que anotar.
    Es Sake, (La bebida japonesa tradicional)
    Por lo demás, genial.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está corregido. Despistes jeje. Gracias por decírmelo y por dejar tu opinión.
      Un abrazo Lucía

      Eliminar
  12. Genial, produce escalofríos. Los fantasmas, sean de la cultura que sean, siempre me dejan sin aliento.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los que persiguen durante toda una vida ¡que horror!
      Un besote Maria!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  13. Los fantasmas están entre nosotros. Solo tenemos que saber convivir con ellos y así nos dejan en paz.
    Un saludico, Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por aquí Sue y dejar tu opinión.
      Saluditos!

      Eliminar
  14. Genial Yolanda, de fantasmas con origen en la cultura oriental, para mí, los más terroríficos.

    Te dejo el mío para que lo puedas leer: http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2015/10/el-cuarto-oscuro.html

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar tu comentario. Te deseo buena suerte con tu micro. Ya te he dejado un comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Muy buen micro relato Yolanda. Gracias por aportarlo al concurso del Círculo de escritores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo y dejar tu opinión.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Excelente relato sobre los espacios oscuros que penden sobre nosotros. No es cuestión de creer o no, de si somos más o menos escépticos, es sobre cosas que ni el mas ``pintado´´ puede explicar. Gracias Yolanda y muy oportuno, me dispongo a disfrazarme y hacer de demonio y por un rato ser lo que no entiendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Los espacios oscuros no tienen explicación, pero están con nosotros, como tú dices.
      Hace una noche excelente para disfrazarse. Feliz Halloween!

      Eliminar
  17. La paralizante y amarga sensación de que somos observados y acechados por algo indescifrable pero poderoso... Interesante texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Julio. Algo de eso puede ocurrir.
      Un saludo

      Eliminar